miércoles, 20 de febrero de 2013

Se consume...


Se consume la vela en su envoltorio de cristal, 
como se consume el medio cigarro rechazado en el cenicero,
o la esperanza de los caídos supervivientes en la guerra de la vida,
como se consumen sus almas presas por la indiferencia que un día fue dolor.