martes, 8 de octubre de 2013

Inquietud


Nada rompe este silencio interior, eterno como un lago con niebla, como lagunas que me nublan. 
Puede que perdiera el norte por investigar fuera del camino recto, 
que los pájaros de mi cabeza ya no entiendan mi dialecto, 
o que ya no me aguante despierto, sin un pisto, 
es mas cómico aquel que no sabe nada y va de listo, 
que aquel que es listo y se ve superado 
por los tontos que no saben nada, insisto, 
por la mayoría absoluta, tu también lo has visto.